TRES SEMANAS NO ALCANZAN

En busca del Chile que algún día existió, al menos según nuestros abuelos. En busca del Chile Feliz.

Sí, ya lo sabemos. Múltiples estudios lo dicen: Chile país infeliz, el penúltimo de Sudamérica en la lista, con tremendas desigualdades sociales, gente estresada, víctimas de la contaminación, del consumo, de la inercia. Con altísimos índices de depresión y enfermedades asociadas al estrés y al exceso de trabajo. Es cierto, Chile es uno de los países de Latinoamérica en que más horas se trabaja, a pesar de que en el año 2005 entró en vigencia la ley que redujo la jornada laboral de 48 a 45 horas semanales (cosa que, todos lo sabemos, no se aplica ni en sueños).

No lo negamos: muchas cosas andan mal en nuestro país. Ni hablar de ciertos fallidos proyectos gubernamentales que no hacen más que hacerle la vida más difícil a los trabajadores. Ni hablar de nuestro sistema de salud. Ni hablar de los sueldos (¿hay algo más humillante que nuestro sueldo mínimo de $144.000 recién aprobado con bombos y platillos?) ¿Cómo no andar infeliz?

Es hora de hacer algo. El pueblo de Chile necesita descanso, ocio, espacio para la creatividad, para respirar aire puro, conocer otras miradas, compartir con la familia, hacer el amor, pensar en uno mismo, leer. Espacio para la cultura. Espacio para hacer otras cosas además de ver tele. Tiempo para hacer lo que a uno se le antoje. Tiempo es dinero, dicen. Pero más importante que la plata que acumules en tu cuenta corriente, es el tiempo del que dispones para gastarla. O no gastarla. La cosa es que uno decida.

Todos Contra el Muro, consciente de la imperiosa necesidad de que nuestros ciudadanos descansen, repongan fuerzas y sanen sus heridas acumuladas en la dura jornada laboral, lanza oficialmente la campaña 3 semanas no alcanzan... en busca de un cambio de mirada sobre la importancia del descanso, el ocio, el placer y la salud mental.Apóyanos en esta cruzada para modificar el código del trabajo y conseguir una semana más de vacaciones para todos los trabajadores. El proyecto de ley ya está en trámite en el Congreso.

TODOS CONTRA EL MURO

Comisión del Trabajo responde a nuestra petición

Nicolás Monkeberg (RN) y Adriana Muñoz (PPD), parte de la Comisión de Trabajo de la Cámara Baja conversaron con TCM, el viernes 29 de junio durante el programa.

El diputado Monckeberg se mostró precabido ante la idea de aumentar de 3 a 4 las semanas de vacaciones, argumentando que él en realidad lo que apoya es el horario laboral flexible, con sistema de turnos, que permita que la gente que trabaja lejos de donde vive pueda visitar a sus familias sin un alto costo monetario.

Ya empezamos a acostumbrarnos a esta respuesta, algo así como: "no es mala su idea, sin embargo más importante es la flexibilidad laboral... o que los empleados mejoren su productividad". El tema de nuestra campaña es otro: más vacaciones. Si nos va bien, tal vez después hagamos otras campañas en esas direcciones.

De todas formas no nos fue tan mal con Monckeberg. Al final dijo: “Yo creo que no hay que plantearlo como una cuarta semana de vacaciones, sino como una forma de crear un incentivo a la empresa para que le dé más vacaciones a sus empleados o que esas vacaciones no sean seguidas. Así lo creo posible”. Al menos se mostró abierto a estudiar el caso.

Lo bueno del programa de hoy fue la entrevista a Adriana Muñoz (PPD), Presidenta de la Comisión del Trabajo, que se entsiasmó con la iniciativa y se comprometió a estudiar el tema para eventualmente elaborar un proyecto de ley al respecto. Incluso no le pareció tan mal pedir 5 semanas en vez de 4.

“Estas leyes ayudan a redistribuir riquezas, a lo mejor no en plata, sino en cosas mucho más ricas que aumentar el sueldo, que es estar con la familia”, dijo la diputada. Es de las nuestras.


2 comentarios:

Leslie dijo...

apoyemos esta iniciativa!!! todos necesitamos descansar y pasar tiempo haciendo algo que nos agrade, lo que sea...
TCM GRAX por esta iniciativa, y lo que necesiten cuenten conmigo
aiox

Marce dijo...

Si todos los políticos apoyaran esta iniciativa ciertamente tendríamos un Chile más feliz y con mejor productividad.

¿O acaso los empresarios de verdad esperan que sus empleados trabajen contentos con lo mucho que los abusan y lo poco que les remuneran? Ilusos, la esclavitud ya fue abolida, ¡hasta cuándo!

¡Viva el tiempo familiar, de ocio y de domingueo!